Infórmate ahora:

Joven de 16 años gasta más de 18 mil dólares para aumentar sus labios al máximo.

En estos días es frecuente que muchas personas decidan pasar por el quirófano para realizarse algunos retoques, sin embargo, muchas veces el uso del bisturí puede convertirse en una obsesión y ocasionar cambios en el cuerpo que no resultan tan estéticos, esto es lo que ocurrió con James Holt, quien no tiene miedo a que sus labios puedan explotar.
El joven vive en Manchester y luego de no estar contento con el aspecto natural de sus labios, decidió realizar un cambio radical. James consideraba que sus labios eran demasiado finos y quería tenerlos más gruesos, así que fue aumentando su volumen.
Con tan solo 16 años comenzó a rellenarse los labios, desde ese momento no ha dejado de someterse a tratamientos para según el “mejorar su apariencia”, llevando su deseo de tener labios gruesos a una obsesión. De hecho cada 3 meses realiza una intervención en sus labios.
El chico reconoció que ha gastado al menos 18.500 dólares para cambiar completamente el aspecto de su rostro. Pero esto no es lo grave, ya que la obsesión de James, ha hecho que los medios se alarmen por su salud, ya que el abuso de sustancias en sus labios resulta invasivo para el organismo.
Nada de esto parece preocupar al joven quien ya ha tenido problemas por el abuso de sustancias en sus labios, ya que el cuerpo rechazó el relleno y se salió de los labios, logrando que la parte central de su boca se hundiera.
Nada de esto ha servido para que James tome conciencia del peligro que está corriendo, de hecho el joven no descarta someterse a más cirugías en el futuro para seguir modificando sus labios, también se ha operado la nariz, colocó relleno en las mejillas y hasta tiene implantes en los glúteos.
Sin duda alguna, el abuso de cirugías estéticas resulta peligroso para cualquier persona, por eso es importante acudir solamente a profesionales quienes podrán negarse a realizar intervenciones innecesarias que solo afecten la salud y pongan en peligro la vida del paciente.

COMPARTE CON TU AMIGOS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*