Dieta de desintoxicación, todo lo que debes saber

Nuestro cuerpo tiene un excelente sistema de desintoxicación, basado en la acción purificadora de los riñones, el hígado, el sistema digestivo, etc. Sin embargo, debido a la exposición a los contaminantes, a la nutrición llena de sustancias artificiales y al estrés, las rutas de desintoxicación ya no funcionan tan eficientemente, y el impacto está directamente en nuestra salud: estamos cansados, tenemos menos inmunidad, estamos más expuestos enfermedad.

Después de una dieta de desintoxicación, podemos ayudar al cuerpo a recuperar su poder y tener:

Aumento del nivel de energía: al eliminar el exceso de toxinas, ayudamos al cuerpo a funcionar a su máxima capacidad.

Excelente digestión y peso óptimo: la desintoxicación también puede ayudar a mejorar los problemas de digestión y mantener el peso adecuado.

Menos procesos inflamatorios: los procesos inflamatorios en el cuerpo se reducen cuando tenemos una dieta basada en frutas, verduras y granos integrales. Mejorar estos procesos nos ayuda a ser más saludables.

Piel hermosa: esta es la primera señal que veremos después de una dieta de desintoxicación efectiva, la piel se vuelve más lisa y brillante.

Un sistema inmunitario más fuerte: después de la desintoxicación, tu cuerpo tiene una mejor función digestiva y linfática. Ambos son esenciales para un sistema inmune fuerte y equilibrado.

Dieta de desintoxicación

La comida es sin duda la medicina más importante que tenemos a la mano. Los alimentos correctos pueden desintoxicar y sanar nuestro cuerpo, aumentar nuestra vitalidad y agregar años de vida. Y la primavera es un buen momento para seguir una dieta de desintoxicación porque puede ayudarnos a restablecer hábitos alimenticios poco saludables. Uno de los secretos de los hábitos alimenticios saludables es que cuando los niveles de glucosa e insulina en la sangre se equilibran al comer alimentos ricos en nutrientes, los antojos no saludables a menudo desaparecen.

Para empezar, podemos darte algunos consejos básicos:

  • Usa la menor cantidad de proteína animal posible: recurre a la carne orgánica, a los lácteos orgánicos

  • Elimina los alimentos y bebidas inflamatorias, principalmente alimentos procesados, alimentos refinados, azúcar y edulcorantes, aceite hervido y grasas trans, exceso de sal, alcohol, café, conservantes.

  • Come muchos alimentos naturales: frutas, verduras.

  • Come yogures y repollo en vinagre para una buena microflora microbiana

  • Bebe mucha agua

Entre las mejores opciones para una dieta de desintoxicación están:

Alcachofa: es rica en vitamina C y fibra y ayuda a aumentar la producción de bilis en el cuerpo, lo que a su vez ayuda al intestino a eliminar eficazmente las toxinas del cuerpo. Además, contiene sustancias que ayudan al hígado a descomponer los ácidos grasos.

Ajo: no solo es antiviral, antibacteriano y antibiótico, sino que contiene una sustancia química llamada alicina que ayuda a producir glóbulos blancos y a combatir las toxinas. El ajo se consume mejor crudo.

Cebolla: tiene muchos beneficios para la salud, incluida la reducción del colesterol malo (LDL), el adelgazamiento de la sangre y la desintoxicación del tracto respiratorio. Tiene el componente de biotina que ayuda al metabolismo de azúcares y grasas.

Rábanos: no solo son sabrosos, ¡sino que también son extremadamente saludables! ¡Tienen antocianinas que los hacen perfectos para la protección contra enfermedades cardiovasculares, reducen los procesos inflamatorios en la sangre, regulan la retención de agua y ayudan a desintoxicar el cuerpo!

Fresas: son ricas en vitamina C y nos ayudan a tener un corazón más saludable, proteger nuestra memoria y eliminar las toxinas acumuladas en invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*