Dieta de las 72 horas

Esta dieta de las 72 horas es una manera rápida y efectiva de eliminar esos kilitos de más que te molestan y ya no quieres que estén más. Está formada por desayuno, media mañana, almuerzo y cena. No es restrictiva pero si elimina por completo los azucares y harinas en este plazo de tiempo.

Posterior a la dieta de las 72 horas deberás continuar cuidándote porque si no volverás a conseguir en tu cuerpo los kilos perdidos.

Es importante que bebas 2 litros de agua, 8 vasos al día y que complementes este plan de alimentación con una caminata diaria de 30 minutos o 30 minutos de ejercicio aeróbico en tu casa.

Dieta de las 72 horas

Día 1

Desayuno: Opción 1: 1 taza de polvo de avena mezclada con ¼ taza de frutas y 2 nueces enteras, diluida en 250 cc de agua. Opción 2: 3 huevos cocidos con una taza de café con leche descremada o te, sin azúcar agregado. Media mañana: 2 castañas o 4 nueces. Almuerzo: 1 filete de pescado o pollo a la plancha, aderezado con limón, acompañado de guarnición por ensalada de zanahoria, remolacha y semillas de calabaza cocidas. Cena: 1 porción de pescado, como el salmón acompañado de brócoli, coliflor y champiñones al vapor.

Día 2

Desayuno: Opción 1: 1 taza de leche, 250 cc descremada, con 3 cucharadas de avena en hojuelas, acompañado de 1 pera entera o manzana verde. Opción 2: 3 huevos en revuelto con perejil y rucula, acompañado de una taza de té verde. Media mañana: 2 castañas o 4 nueces.

Almuerzo: Trozos de calabaza al vapor o hervida con 1 filete de pescado, como merluza o pollo a la plancha condimentados con vinagre de manzana y tomillo. Ensalada de repollo blanco con mostaza 1 cucharada, y ½ cucharada de aceite de oliva. Cena: legumbres como garbanzos y lentejas, 1 taza hervidos con bacalao 1 porción.

Día 3

Desayuno: Opción 1: huevos revueltos por 3 con perejil y cebolla rehogados. Opción 2: 1 taza de avena en polvo con frutas y nueces como el primer día o bien opción 3: 3 huevos duros con una taza de café con leche descremada sin azúcar agregada. Media mañana: 2 castañas o 4 nueces. Almuerzo: 1 muslo de pollo sin piel a la plancha condimentado con orégano, romero y limón, acompañado de 1 taza de guisantes. Cena: sopa de legumbres con apio, zanahoria, hojas de laurel y cebolla, hasta 2 platos.

Espero que pongas en práctica esta dieta y que te resulte para decirle adiós a esos molestos rollitos que no quieres ver más. Siempre una alimentación equilibrada, balanceada, nutritiva, compuesta por proteínas, grasas saludables, carbohidratos, vitaminas y minerales es lo recomendable. Los cambios de hábitos que se mantienen en el tiempo son el mejor remedio para sentirte bien desde adentro hacia afuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*