Ejercitarse en el gimnasio con amigas.

Violet Stanley, es una chica de 21 años proveniente de Canadá y es la protagonista de la siguiente historia. Una jovencita muy linda y con una personalidad encantadora que cautiva y transmite confianza a cualquiera. Su pasión siempre fue el ejercicio y todas las rutinas relacionadas a la actividad física. Por ello, a los 19 años comenzó su proyecto para dirigir un gimnasio que impartía todo tipo de rutinas y organizaba circuitos para entrenamientos.

Violet era una mujer ejemplar y decidida a superarse cada día. Su físico era tan increíble que de hecho inspiró a muchas amigas a sumarse a sus rutinas, quienes querían llegar a ser en algún momento como ella. Una de ellas, quien tenía por nombre Ann, le acompañaba cada semana en aquel gimnasio. Duraban al menos 45 minutos ejercitándose diariamente y posteriormente ofrecer asesorías a otras chicas que estaban iniciando. Un día, Violet había alcanzado tanto éxito que decidió compartir algunos momentos dentro de sus instalaciones para animar a sus seguidores a realizar ejercicio e intentar cambiar sus vidas, hecho que a su amiga Ann no le causó mucho agrado. Al parecer ésta, detestaba cada vez que Violet se superaba y conseguía de una u otra forma el éxito y reconocimiento, por lo que aprovechó una de éstas transmisiones para actuar en su contra.

Violet había organizado una grabación para exhibir su rutina. Todo estaba preparado y se percibía un ambiente muy agradable e inspirador. En aquel momento, decidió comenzar por una rutina de glúteos con la ayuda de una barra. Sin duda los ángulos de grabación estaban totalmente a su favor y, logró captar la atención de millones de usuarios. Pero prontamente, su amiga Ann tomó su short en uno de éstos momentos y, lo bajó, precisamente para ridiculizarla en público, y aun peor, delante de millones de espectadores.

La situación fue muy incómoda, por lo que decidió pausar la transmisión para acomodar su short. Lo más sorprendente fue que no traía nada puesto por debajo, lo que rápidamente generó reacciones en las redes y los usuarios que tenían registro de lo acontecido. Aun así, Violet decidió tomar la mejor actitud al respecto y pidió disculpas por lo sucedido, pero aclaró que se sentía orgullosa de quien era y no tenía nada de qué avergonzarse a pesar de quedar expuesta ante todos. Este hecho incomodó a su amiga, quien perdió aquel día la confianza de ésta, todo por la envidia y los malos pensamientos que la apartaron.

Finalmente Violet continuó con su vida y logró expandir su negocio y sueño a muchas más personas, quienes hoy en día la admiran por su gran labor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*