El ojo y las erupciones.

Si hay algo que se convierte en un dolor de cabeza para algunas personas, especialmente para las chicas, es algo que estropee la armonía de su rostro. En este caso, la Foliculitis, es uno de los mejores en lograr este cometido. Estas pequeñas bolsas cargadas de infección y bacteria, son muy peligrosas si no son tratadas debidamente con la vigilancia médica. Es por ello, que tomar medidas de prevención y conocerlas más es importante para invitarlas y mantener una buena salud en el rostro.

La Foliculitis, es una especie de bolita o absceso que puede salir en cualquier parte del cuerpo sin ser tan grave, pero que cuando aparece cerca del ojo, se convierte en un poco más delicada por lo frágil de la piel de esa zona. Lo primero que va a ocurrir es que la piel se comenzará a inflamar poco a poco, para luego de algunos días tener sustancia purulenta y llena de sangre. Su aspecto es el de una bolita pequeña, rojiza con un punto en el medio blanca, el cual irrita toda la piel que está en el borde y que puede llegar hasta la piel que cubre y protege al ojo, aunque normalmente no logran grandes tamaños a menos que no se atienda a tiempo.

Este tipo de absceso e irritación ocurre cuando algo rasguña la piel, cuando nos lesionamos con las uñas o cuando hay una pequeña perforación u hoyo en la dermis cerca del ojo. Por esas aberturas las bacterias logran entrar, comenzado así su trabajo de inflación de la piel y su proceso de infección. En estos casos, la mejor prevención es cuidar de que nada toque violentamente toda la zona cerca del ojo, a menos que sea una delicada tela si algo nos pica, además de lavar con un buen jabón antibacterial todo el borde del ojo y el parpado para remover todos los posibles causantes de la Foliculitis.

A Carly una chica de Puerto Rico de 23 años, por desgracia, le ocurrió este mal que describimos. En una ocasión mientras dormía, la sabana hizo que le picara un centímetro más abajo del ojo, enseguida se rascó un poco fuerte. Al despertarse en la mañana y verse en el espejo, notó una fea bolita rojiza en aquel lugar. Por resultarle desagradable hizo que su mamá se la extirpara y el dolor fue tan insoportable que hasta lloró. Es por ello que debemos acudir a un profesional de salud para que no pasemos por estas situaciones tan desagradables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*