El rostro y el cuidado personal.

La atención que le brindemos al rostro jamás será tiempo perdido, ya que es de gran importancia no solo para una agradable apariencia personal, sino también que contribuye a la salud y buena higiene de toda nuestra piel facial. Esto puede evitar enfermedades que no son graves, pero podrían hacer pasar un mal rato a cualquiera. Algunos medios para este cometido, que pueden ser de mucha ayuda, son el lavado a primera hora de la mañana, con jamón y bastante agua en la cara. Esto colabora a eliminar toxinas y la grasa superficial que se produce en toda la noche. También las cremas que hidratan la dermis son muy favorables para que la piel no esté reseca y siempre goce de una adecuada humectación.

Otro aspecto muy importante, es proteger la piel facial de los rayos solares, ya que estos pueden generar irritación y lesiones que podrían ser dañinas; es por ello que al salir a la calle, usar protectores solares son muy positivos para evitar daños mayores. Por último, sacar los puntos negros y las pequeñas bolitas de grasas, es uno de los medios más efectivos para lucir un rostro aseado y limpio.

Uno de los problemas más repetidos al no cuidar el rostro, son las bolas de grasas que se aglomeran debajo de la dermis y que se puede percibir en la superficie de la piel de la cara. A estas se les conoce como lipomas, y tienen dos características que hay que tomar en cuenta.

-Primero, comienzan como bolitas de grasas totalmente inofensivas, pero si no se extraen a tiempo, pueden llegar a tener tamaños enormes que hacen lucir un muy mal aspecto.

-Segundo, cuando comienzan a causar dolor, es porque ya la grasa acumulada es mucha y puede pasar a ser un tumor dañino que es propenso a dejar un gran hoyuelo en la mejilla.

Es por eso que queremos contarte la historia de Daniel,  quien era un joven al que nunca le importó como era su apariencia física: profundamente descuidado. Un día comenzó a notar que la bolita que tenía en su rostro crecía aceleradamente. Sin embargo hizo caso omiso, hasta que el tamaño de la bolita era enorme y no dejaba de darle dolores insoportables. Tuvo que ir al médico de emergencia y cuando el doctor extirpó aquella gran bola, comenzó a salirle una cantidad alarmante de grasa. Al finalizar le quedó un muy feliz hoyo en el rostro. Es por ello que continuación te mostramos el vídeo de esa enorme bola que se encontraba en la mejilla de aquel joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*