Gastos e ingresos, la mejor manera de medir las finanzas

Si la economía mundial es complicada, la personal no lo es tanto, pero muy pocos le dan la importancia debida. La gente se ha acostumbrado a cobrar un dinero, gastarlo y listo… se vuelve al principio, los bolsillos vacíos. De allí, la importancia de tener un control de todo lo que significa ingresos y gastos.

Los especialistas en economía dicen que si un individuo no es capaz de saber cuánto gasta y cuánto gana, será mucho más complicado (por no decir, imposible) ahorrar dinero. Así que lo primer que hay que hacer antes de dar ese paso es definir esos aspectos dentro de las finanzas personales.

ingresos

¿Por qué es tan importante medir los gastos e ingresos? Pues, así es posible que las personas se establezcan objetivos reales sobre sus movimientos financieros. Cero suposiciones, hay mayor exactitud. También se definen cuáles son los días o etapas en los que más se gasta y se reciben recursos.

Por otro lado, también se tiene certeza de cuáles son los gastos con números específicos, ni un centavo más ni menos.

¿Cómo es el proceso?

Para realizar la medición de gastos e ingresos hay que considerar todo. Por más pequeño que sea el gasto o la entrada de dinero, tiene que contarse, pues servirá para tener datos reales.

Una vez que se tengan esos números a mano, se establece la cantidad exacta de flujo de dinero, tanto del que recibe alguien como el que sale.

ingresos

Con ayuda de alguna aplicación o incluso, escribiendo a mano, se puede hacer un cuadro con la siguiente información: tipo de gasto e ingreso, cuándo (fecha), la cantidad específica de dinero, en qué área se invirtió o se gastó y el modo en que se hizo la transacción (efectivo, tarjetas de crédito, etc.).

En unas columnas se debe ubicar la movilización del dinero, dependiendo de su renglón. Por ejemplo, dentro de “ingresos” se deben contar los pagos de salarios (fijos o freelance) y retorno de inversiones. Mientras que en la parte de “gastos” van vivienda, alimentación, calzado y ropa, servicios básicos (electricidad, agua, teléfono), transporte, salud, otros (como viajes y salidas sociales).

Datos de interés

Distribuida toda la información anterior, las personas pueden elaborar sus presupuestos, en base a su condición financiera. Se recomienda hacerlo mensualmente o cada tres meses, para tener más exactitud. También se deben incluir otros gastos por temporadas. Suele ocurrir para Navidad o días feriados.

Una vez establecido esto, se puede armar también una lista sencilla que contemple los objetivos financieros. Muchas personas se ponen como meta comprar un auto en seis meses, o mudarse a una mejor casa dentro de un año. Son objetivos reales y para cumplirlos, es fundamental ahorrar.

Obviamente, todos esos ahorros deben cumplirse siempre y cuando se cubran todos los gastos rutinarios de cada persona.

Realidades distintas

Cada individuo tiene sus realidades diferentes, dependiendo de sus movimientos financieros. Por ello, es importante que los ejemplos se adapten a cada situación a fin de tener éxito.

ingresos

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*