Hay un detenido por terrible ataque con gasolina en una escuela de Texcoco.

En un desafortunado episodio que ha dejado estremecida a la comunidad de Texcoco, Estado de México, un estudiante de la Escuela de Mecánica de Motocicletas grupo Cedva, Cristian Carranza, de 18 años, se convirtió en víctima de un brutal ataque que resultó en quemaduras de segundo y tercer grado en sus piernas. Este impactante incidente, capturado en un video, ha generado conmoción y ha llevado al arresto del supuesto agresor, otro estudiante de la misma institución.

Los hechos tuvieron lugar en una jornada común y corriente en la escuela, donde Cristian compartía tiempo con sus compañeros. En el video, se observa a Cristian conversando con un compañero que sostiene una botella en la mano. La situación toma un giro aterrador cuando la ropa de Cristian se enciende después de que otro estudiante, sosteniendo un encendedor, incendia la gasolina lanzada contra él.

En medio de la confusión, algunos compañeros actuaron rápidamente para sofocar las llamas, utilizando cualquier medio a su disposición, como una chamarra. La escena es caótica, con Cristian visiblemente sufriendo mientras otros intentan controlar la situación.

Al relatar el momento del ataque, Cristian expresó lo siguiente: “Estábamos en clase, y un compañero me tiró gasolina. Iba hacia el baño para limpiarme, y uno que traía encendedor me prendió el pantalón, y ya empezó a prender el fuego y todo“.

Aunque el motivo detrás de este acto de violencia extrema no está completamente claro, se informa que Cristian había sido objeto de burlas días antes, presumiblemente por no poseer una motocicleta propia, a diferencia del resto del grupo estudiantil.

Después del ataque, Cristian fue trasladado a un hospital, donde se encuentra en condición estable, pero requerirá de una operación a causa de las graves quemaduras. Mientras tanto, el presunto agresor está bajo custodia en el penal Molino de Las Flores en Texcoco, donde un juez de control deberá determinar su situación jurídica por las lesiones dolosas infligidas a Cristian.

Este incidente impactante subraya la urgencia de abordar la violencia en los entornos educativos y la necesidad de fomentar un ambiente seguro y respetuoso para los estudiantes. Además, destaca la vulnerabilidad de los estudiantes ante situaciones de acoso y la importancia de implementar medidas preventivas y de intervención para abordar este tipo de incidentes en el ámbito escolar.

La comunidad educativa se encuentra consternada, y es imperativo que este evento sirva como catalizador para reflexionar sobre las prácticas en el entorno escolar y tomar medidas concretas para prevenir la violencia y proteger la integridad de los estudiantes. La seguridad y el bienestar de los estudiantes deben ser prioridades fundamentales en cualquier institución educativa. En palabras del experto en seguridad escolar, Alejandro Gómez: “Es un recordatorio crítico de que la seguridad no es negociable en nuestros planteles educativos y que debemos redoblar nuestros esfuerzos para garantizar un entorno de aprendizaje seguro y saludable”.