Hombre salva a un niño que cayó de un edificio en llamas.

Aunque en el mundo abunde la maldad por parte de los seres humanos, hay que reconocer que también quedan aún muchas personas enfocadas en ser mejores cada día con sus actos. Nunca sabemos cuándo podemos salvarle la vida a una persona ni mucho menos saber cómo reaccionaremos, ya que cualquier situación puede resultar completamente imprevista para cada uno de nosotros y en momentos de adrenalina, nuestras acciones podrían ser simplemente por instinto.

Recientemente se dio a conocer el caso de un joven que le habría salvado la vida a un niño de 3 años que iba a ser incinerado por las llamas de un incendio que se registró en un edificio, en Estados Unidos.  Aunque aún se desconozcan las causas que originaron el fuego, una familia estaba en peligro y sin muchas opciones para salvarse. Rachel Long, junto a sus hijos, habían quedado atrapados en éstas paredes que estaban siendo consumidas por el fuego, pero entre tanto, una ejemplar acción por parte de ésta madre desesperada logró salvar la vida de sus hijos.

Para suerte de ésta familia, un hombre de 28 años identificado como Phillip Blanks, declaró que había escuchado gritos desesperados e inmediatamente salió descalzo en dirección al departamento afectado. En aquel momento, el joven, quien habría sido ex marino, observó que la madre había intentado lograr que su hijo escapara de aquella situación, por lo que decidió arrojarlo, momento en el que éste joven apareció para recibirlo en sus brazos.
Sin duda fue un gesto heroico, aunque Phillip sostiene que su reacción fue por “instinto”, además de que había recibido una buena doctrina en sus entrenamientos cuando practicaba al fútbol. “Sólo hice lo mejor que pude. Su cabeza aterrizó perfectamente en mi codo. Sé cómo atraparlo. Aprendí a atrapar una pelota de fútbol. Así que le daré algo de crédito al fútbol”, afirmó Blanks a los medios.
El niño, identificado como Jameson Long, tenía algunas quemaduras que debían ser atendidas inmediatamente. Luego del rescate, se confirmó la muerte de la madre de éste, quien hizo lo mejor que pudo hasta el último momento por sus hijos. “Ella es la verdadera heroína de la historia porque hizo el último sacrificio para salvar a sus hijos”, dijo Phillip.

Además de Jameson, su hermana y otra mujer también estaban dentro y sufrieron algunas quemaduras, pero fueron llevados al hospital para ser atendidos.
Rachell, de 30 años, era una buena madre y esposa, una joven enérgica y luchadora que siempre salió adelante con sus hijos, según relatan algunos vecinos. “Ella es realmente una heroína”, “Ella era la luz de la vida de su papá”, fueron algunos comentarios.

En GoFundMe, se organizó una cruzada para recaudar fondos para ésta familia con los gastos médicos y residenciales. Aparentemente ya se han reunido 19 mil dólares en aportes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*