La capa de ozono se recupera en la zona del Ártico.

Si bien es cierto, la naturaleza ha tenido unos meses de respiro y alivio gracias a la aparición del coronavirus y su propagación a nivel mundial. Se ha demostrado que los niveles de contaminación han reducido en gran parte del mundo debido a la suspensión indefinida de la mayoría de nuestras actividades cotidianas. Pero no sólo eso, en ámbitos ecológicos se ha presentado un escenario inesperado luego de que el Servicio de Monitoreo de Atmósfera Copernicus revelara unas imágenes, las cuales expertos meteorológicos aseguran que el agujero de la capa de ozono estratosférica sobre el ártico se había cerrado.

Lo interesante del estudio es que los científicos señalan que éste fenómeno se habría producido por una ola de calor, y no por el descenso en los niveles de polución, estudio que causó ciertas reacciones inesperadas según informaron a través de su cuenta en el portal Twitter.

Como resultado del estudio de tales imágenes, “el vórtice polar se dividió, permitiendo la irrupción de aire rico en ozono en el Ártico, un ciclón persistente a gran escala en la zona ubicada en la media y alta tropósfera y la estratósfera” cita la institución, quien además asegura que la situación concuerda con los pronósticos de la semana pasada.

Copernicus señala que al parecer el vórtice polar aún no ha llegado a su fin y volverá a reformarse al cabo de unos días, por lo que los valores de ozono no volverán a los niveles muy bajos vistos a principios del mes de abril.A principios de abril la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) había confirmado su rastro empleando datos del satélite Sentinel-5P de Copernicus.

En consecuencia, se dice que no había sido un fenómeno muy aislado ya que anteriormente se habían producido otros “miniagujeros” en el Polo Norte, más sin embargo éste si había sobrepasado en cuanto a su tamaño. La teoría más adecuada explica que su formación pasa por unas condiciones atmosféricas poco habituales, señaló DPA, ya que normalmente las temperaturas en la estratósfera sobre el Ártico son demasiado cálidas y el vórtice polar demasiado inestable para que se llevaran a cabo esas condiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*