La mujer en la calle.

Muchas veces las mujeres no tienen mucho tiempo para arreglarse; y mucho menos para mirarse en el espejo. Sin ir muy lejos, con solo ir a al ciudad a un sitio muy concurrido podemos ver como muchas mujeres, simplemente no contaron con el tiempo suficiente para mirarse en el espejo.

Tal es el caso de Nancy Gutierrez, una chica de 35 años, que a la hora de vestir es bastante sencilla, según ella, con solo colocarse rimel y algo de corrector de ojeras es más que suficiente para resaltar su belleza, pero un día normal, todo estaba por cambiar, ya que se había quedado completamente dormida.

Es muy importante destacar, que Nancy tiene en su móvil tres alarmas para poder despertarse, pero en una mañana no escuchó ninguna de sus alarmas, pero esta chica al notar que no sonaban sus alarmas decidió seguir durmiendo, pero unos minutos después decidió mirar la hora y se sorprendió con lo que vio. Debido a que solo contaba con 20 minutos para arreglarse, con mucho apuro se vistió con lo que vio, frente a la desesperación olvido lavar sus dientes, peinarse adecuadamente y colocar algo de maquillaje en su rostro.

Por suerte, en su bolso de manos tenia guardado unos cepillos para peinarse, rimel, corrector de ojeras y un cepillo dental, después de 15 minutos en el baño se le pudo ver otro semblante. En este sentido el espejo jugó un papel muy importante, ya que Nancy no tuvo tiempo de mirarse antes en el espejo y todos la miraban porque se le notaba todo, cuando decimos todo, es absolutamente todo.

Con esta historia que te hemos contado, solo esperamos que antes de salir a la calle te mires al espejo, ya que si no lo haces, te podrás convertir en un blanco de burlas, es muy importante que también prestes mucha atención con el atuendo que decidas lucir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*