La mujer y las amigas.

Gina era una chica de gustos muy peculiares y de juegos muy pesados que en ocasiones lograba molestar a más de una de sus amigas. Sin embargo, todos permanecían fiel a ella, ya que  era la que lograba ponerle mucha diversión a sus reuniones y salidas de compartir. Además de ser muy hermosa con su cuerpo encantador que más de una envidiaba, tenía una personalidad que cautivaba a los chicos que estuvieran cerca de ella: su locura, espontaneidad e inventos. Eran aspectos que hacía que sus amigos quedaran flechados por ella, pero que nunca terminaban de alcanzarla y sorprenderla. A pesar de tener muchos amigos, Fabiola era una de sus mejores confidentes y la que soportaba mucho más las cosas que decía y hacía.

Hubo un día en el que había un clima bastante cálido con un sol radiante. Gina tenia días viéndose un poco pálida, así que quería tomar algo en algún lugar de la ciudad. Pero no quería hacerlo sola porque ella estaba acostumbrada a hacer todo acompañada. Por ello, teniendo una gran amiga, pensó invitar a Fabiola. Así que la llamó y le propuso: “Querida Fabi, ¿te animas a ir a tomar algo?. Espero digas que sí, porque lo necesito con urgencia.” dijo sonriendo. Fabi, por su parte, le contestó que en menos de una hora ya iba a estar ahí.

Efectivamente a la media hora ya estaba sonado el timbre de la casa de Gina. Al abrir la puerta se abrazaron y esta la invitó a salir a pasear.

Cuando se dirigieron a a un bar de la ciudad, paso que esta chica no tuvo la mejor idea de ir al baño y grabarse mientras le enviaba algo a un pretendiente que tenía. Por desgracia este chico le mostró el contenido a sus amigos y el escándalo no tardo en hacerse escuchar en la ciudad. El video era muy comprometedor y la chica quedo muy expuesta, por desgracia su amiga se sintió muy apenada porque fue complica, ella es quien la grabo.

Es por ello que la amistad es muy hermosa pero confiarse siempre no es una buena opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*