La NASA alerta sobre un asteroide muy peligroso.

Tras la aparición del coronavirus en China y al cabo de pocas semanas por el resto de países en el mundo, nuestra sociedad enfrenta quizás la peor crisis jamás imaginada en el siglo. Cada día que pasa es una pesadilla y ésta tragedia sigue arrebatando la vida de muchas personas y miles de casos nuevos, una situación bastante alarmante que no pareciera aclararse. Por si fuera poco, el 2020 aún nos sigue sorprendiendo y consternando con un fenómeno astrológico que está por manifestarse en las próximas semanas.

Todo parece tratarse de el paso de un nuevo asteroide del tamaño de siete estadios de fútbol que podría ser una potencial amenaza para la Tierra, a través de un informe que publicó la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés). Según la alarma emitida por la institución, éste asteroide está registrado bajo el nombre Atón 163348 (2002 NN4) y presuntamente se aproximará a la Tierra el sábado 6 de junio a la madrugada. Éste tipo de asteroides describen una órbita con un semieje mayor de menor longitud que el de la Tierra (1 unidad astronómica, en otros términos, la distancia media entre nuestro planeta y el sol, según el cálculo de los científicos.

Los científicos han destacado que el objeto pueda acercarse a una distancia de nuestro planeta que es prácticamente nula (a 5 millones de kilómetros de la tierra aproximadamente), sin embargo, es una distancia muy cercana en comparación con otras medidas astronómicas. Con respecto a la velocidad que éste manifieste, podría alcanzar los 11.146 kilómetros por hora, medidas que indican que podría ser “potencialmente peligroso”.
Particularmente, los asteroides de tipo Atón cruzan la órbita de la tierra en su gran mayoría, salvo unos pocos que se encuentran dentro de ella. Éstos objetos pertenecen al subgrupo Apohele.
Por ahora las sugerencias de los expertos es estar alertas, pues se han determinado impactos anteriormente, tales como el del Cheliábinsk, en Rusia en 2013. Es importante asumir el riesgo y esperar que ésto no pase a mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*