Problema en el dedo

Con los dedos de nuestras manos podemos desempeñar una gran cantidad de funciones, y es que resulta sumamente necesario cuidar estas extremidades de nuestro cuerpo para realizar la mayoría de las actividades cotidianas. Sin embargo, no estamos exentos de sufrir algún accidente o presentar alguna patología médica a lo largo de nuestras vidas que imposibilite temporal o permanentemente estas importantes porciones de nuestra mano.

Todo puede pasar en el momento menos esperado y evidentemente, no podemos predecir el futuro. Este es el caso de un joven que cada día tenía la costumbre de salir a trotar en un parque cercano a su residencia, hasta que un día, sufrió un terrible accidente inesperado.

Su nombre es Juan Raul, y un día común como cualquier otro, cuando iba de camino a casa, se había resbalado en el asfalto, por lo cual tuvo que apoyarse de la manera posible en cualquier cosa que estuviese a su alrededor. Lo que éste no imaginó es que al frente estaba situado un árbol de espinas. De manera inconsciente, el chico se apoyó con fuerza sobre la superficie de dicho árbol, provocando una molestia notable en uno de los dedos de su mano que no tardó en convertirse en una pesadilla para éste. En ese sentido, Juan Raul no tardó en llegar a su casa para pedir asistencia.

Al llegar, su madre, al percibir los gritos de dolor de su hijo y en medio de la desesperación, buscó rápidamente un recipiente con alcohol y una pinza para intentar tratar aquella herida. No obstante, la púa estaba muy enterrada en la piel del chico. Resultaría muy doloroso retirar aquella púa pero, ante la gravedad y el dolor, no había otra salida que resistir.

El dedo de este chico estaba cada vez más hinchado, comenzó a a extraer la espina con una pinza y todo fue para peor. Fue un episodio de completo dolor para éste jovencito el hecho de ver y sentir cómo le retiraba esta púa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*