Yoga, una disciplina que entrena el cuerpo y la mente

La palabra “Yoga”, significa esfuerzo o unión. El concepto tiene dos grandes aplicaciones, por un lado habla de un conjunto de disciplinas físicas y mentales que se originaron en la India y que buscan alcanzar la perfección espiritual y la unión con lo absoluto Por otra parte, el dominio del cuerpo y una mayor capacidad de concentración. El yoga es una disciplina, más que un deporte, porque no trata solo de cultivar el cuerpo, sino también la mente y el alma.

El yoga es importante en nuestra salud dado que conlleva múltiples beneficios diferentes como:

  • Mejora la resistencia al esfuerzo físico.
  • Mejora la circulación sanguínea, disminuye la presión arterial. Reduce el riesgo de infarto.
  • Favorece el trabajo glandular, incrementando la energía y la vitalidad.
  • Mejora las relaciones con tus amigos, pareja y compañeros de trabajo.
  • Mejora la capacidad pulmonar y la oxigenación de los tejidos.
  • Ayuda a eliminar el estrés, la angustia, las tensiones acumuladas, esto te ayudara en la vida cotidiana.
  • Fortalece los huesos y tonifica todos los músculos del cuerpo.
  • Ayuda a controlar el peso y nos predispone a llevar una alimentación saludable.
  • Mejora la postura, a la vez que ayuda a disminuir los dolores y molestias de las lumbares y cervicales.
  • Contribuye al desarrollo integral y progresivo de la mente y del cuerpo fortaleciendo la autoestima.
  • Mejora la concentración y la memoria.
  • Mejora la relajación a nivel profundo, ayudando al descanso adecuado.

yoga

Tipos de yoga

Esta disciplina ha evolucionado según las necesidades de la población, y por ello se han desarrollado diferentes tipos. Hay más de 30 modalidades diferentes y entre las más practicadas encontramos:

Ashtanga Yoga: también se denomina yoga de los 8 miembros o preceptos. Se basa en el plano físico, con ejercicios exigentes, fluidos y ligados a la respiración. Ideal para personalidades fuertes y estresadas.

Hatha yoga: es una modalidad que se basa en las asanas o posturas, trabajo físico para facilitar la meditación y la rehabilitación de lesiones.

Power yoga: deriva del ashtanga. Es dinámico y vigoroso físicamente. Ideal para aumentar la fuerza y resistencia muscular.

Iyengar yoga: se realizan las asanas con algún objeto. Precisa mucha concentración, y es ideal para corregir la postura y la espalda.

Kundalini yoga: las posturas son sencillas y generan paz y tranquilidad. Es un yoga espiritual que utiliza mantras y velas. Ideal para desacelerar y buscar un poco de relajación.

yoga

Bikram yoga: es mas reciente y consiste en una serie o secuencia de asanas que tonifican todo el cuerpo. Son varios ejercicios de respiración para oxigenar y mantener el nivel de energía.

Espero que te haya sido de utilidad toda esta información acerca de esta disciplina, y en caso de que sea una disciplina de tu interés puedas comenzar a ponerla en práctica, siempre de la mano de un profesor instruido en la materia, para que las posturas y ejercicios así como los asanas se realicen de manera apropiada y de esta manera puedas alcanzar los beneficios que de por si esta practica conlleva para tu cuerpo y mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*